Actualizado: 22 de abril de 2024
NOMBRE: Chermnykh Anton Yevgeniyevich
Fecha de nacimiento: 31 de mayo de 1987
Situación actual de la causa penal: Convicto
Artículos del Código Penal de la Federación de Rusia: 282.2 (1)
Limitaciones actuales: Condena condicional
Frase: pena de 6 años de prisión con privación del derecho a participar en actividades relacionadas con el liderazgo y la participación en el trabajo de organizaciones públicas por un período de 5 años y con restricción de libertad por un período de 1 año, el castigo en forma de prisión se considerará condicional con un período de prueba de 4 años

Biografía

Otro residente de Ussuriysk fue acusado de extremismo por motivos religiosos. Después de la reunión en el café donde se discutió la Biblia, Anton Chermnykh estará en el banquillo de los acusados. ¿Qué sabemos de él?

Anton nació en 1987 en Magdeburgo, Alemania, donde sus padres hicieron el servicio militar bajo un contrato. Anton tiene un hermano gemelo, Maxim. Más tarde, la familia se trasladó a una guarnición militar en Krasny Kut (krai de Primorie), y luego a Ussuriysk. El padre abandonó a la familia, no mantiene contacto con sus hijos adultos.

Cuando Anton y Maksim aún eran jóvenes, su madre comenzó a leer la Biblia e inculcó el interés en ella a sus hijos. A Antón le gustó que la Biblia responda de manera clara y clara a preguntas que muchas personas encuentran filosóficas, como cuál es el significado de la vida y por qué hay tanto sufrimiento.

Después de la escuela, Anton se graduó con un título en Informática Aplicada en Economía. Trabajó como ingeniero de software en el sector de la vivienda y los servicios públicos, y luego como trabajador en la odontología de la ciudad. Siempre me han gustado los ordenadores. Otros intereses: la pesca y el senderismo, de los que ahora no puede salir por su reconocimiento de no salir.

En 2011, Anton pidió a la oficina de registro y alistamiento militar que proporcionara un servicio civil alternativo (ACS, por sus siglas en inglés). Lo aprobó en un departamento especial de una clínica psiquiátrica, donde mienten los pacientes que han cometido delitos especialmente graves y son declarados locos. Paradójicamente, ahora una persona pacífica cuya conciencia no le permitió tomar las armas será juzgada por extremismo.

En 2013, Anton se casó con Ekaterina. Es ama de casa, le encanta dibujar, coser, patinar. La pareja tiene una hija, Milana.

La persecución penal cambió toda la vida de la joven familia. A Anton le preocupa que su familia pueda perder a su esposo y padre. "Ahora estoy criando a una hija de 5 años", dice. "Y en el caso de un veredicto de culpabilidad y el cumplimiento de una sentencia, veré a mi hija cuando tenga 15 años. Crecí sin padre, sé lo difícil que es. Me prometí a mí misma que nunca repetiría los errores de mi padre y que nunca dejaría a mi hijo. Y luego hay un caso penal... Los familiares de Antón también están muy preocupados por lo que está sucediendo y no entienden por qué está siendo perseguido.

Historia del caso

En junio de 2019, en la ciudad de Ussuriysk, se llevaron a cabo registros en los domicilios de los pacíficos ciudadanos Sergey Korolchuk y Dmitriy Tishchenko. Los registros se llevaron a cabo en el marco de una causa penal en virtud del artículo 282.2 1) del Código Penal de la Federación de Rusia iniciada por E. Marvanyuk, investigador del Comité de Investigación de la Federación de Rusia para el Territorio de Primorie. El tercer acusado fue Anton Chermnykh, padre de un niño pequeño. El caso se basó en el testimonio del oficial del FSB K. Rusakov, quien durante aproximadamente un año siguió a los creyentes y escuchó las conversaciones telefónicas de Tishchenko. A juicio de la investigación, al reunirse con amigos en un café para hablar de la Biblia, los hombres cometieron “un crimen contra los fundamentos del orden constitucional y la seguridad del Estado”. Los creyentes estuvieron bajo arresto domiciliario durante casi tres años. En septiembre de 2020, el juez Dmitry Babushkin comenzó a considerar el caso en el Tribunal de Distrito de Ussuriysky. La defensa enfatizó que el testigo clave dio falso testimonio, y el experto Oleshkevich llegó a una conclusión sesgada e incompetente. El 30 de noviembre de 2022, el juez declaró culpables a los creyentes y les impuso penas de prisión suspendida de seis años, y en mayo de 2023 el tribunal de apelación confirmó esta decisión.