Acusados en un caso de alto perfil en Surgut. Diciembre 2023

Veredictos injustos

Un tribunal de Surgut dictaminó en un caso de gran repercusión de 18 testigos de Jehová, algunos de los cuales habían sido torturados anteriormente

Área Autónoma de Khanty-Mansi

El 5 de diciembre de 2023 finalizó el sonado juicio contra los testigos de Jehová de Surgut. Dmitriy Lupin, juez del Tribunal de la Ciudad de Surgut, declaró culpables de extremismo a 18 creyentes y los condenó a todos a penas suspendidas de entre 4 y 7 años.

Sergey Loginov y Timofey Zhukov recibieron la sentencia suspendida más larga: 7 años. Yevgeniy Kayryak recibió 6 años y 10 meses; Leonid Rysikov, 6 años y 9 meses; Pavel Romashov, 6 años y 7 meses; Vyacheslav Boronos, Saveliy Gargalyk, Artem Kim, Igor Trifonov, Yevgeniy Fedin, 6 años y 6 meses; Igor Petrov, 6 años y 5 meses; Vasiliy Burenesku, Sergey Volosnikov, Igor Kobotov y Viktor Fefilov, 6 años y 4 meses; Aleksey Plekhov y Artur Severinchik, 6 años y 3 meses.

La única mujer en el caso, Viola Shepel, recibió una sentencia suspendida de 3 años y 3 meses.

Todos los acusados fueron puestos en libertad condicional de 2 a 4 años.

El juicio de Surgut se convirtió en uno de los más resonantes después de la decisión del Tribunal Supremo de liquidar las entidades legales de los testigos de Jehová: los creyentes se enfrentaron a un trato cruel sin precedentes por parte de las fuerzas de seguridad. El Departamento de Investigación de la ciudad de Surgut del Comité de Investigación de la Federación de Rusia para la Región Autónoma de Khanty-Mansi inició una causa penal contra 17 hombres y 1 mujer de entre 31 y 71 años de edad. En febrero de 2019, tras una serie de registros en los domicilios de los creyentes, al menos 40 personas fueron detenidas para ser interrogadas, 7 de ellas torturadas. Los agentes de seguridad les aplicaron golpizas, descargas eléctricas y asfixia hasta que perdieron el conocimiento.

Las víctimas apelaron al Comité de Investigación de Rusia, a la Fiscalía General de la Federación de Rusia y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos para que llevaran a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley ante la justicia por acciones delictivas. Los activistas de derechos humanos se pronunciaron activamente. A pesar de ello, nunca se inició ningún caso penal por el hecho de la tortura, y dos meses después del incidente, el jefe del departamento de investigación del Comité de Investigación, donde se torturó a los testigos de Jehová, Vladimir Yermolayev y su subordinado Sergey Bogoderov recibieron premios, y los soldados de la Guardia Rusa que participaron en la operación recibieron aliento.

Los creyentes de Surgut que practicaban pacíficamente su religión fueron acusados de organizar las actividades de una organización extremista, participar en ella y financiarla. También se enjuició a un hombre que fue confundido con un testigo de Jehová. Durante la investigación, varios acusados fueron registrados de nuevo, tres hombres pasaron de uno a dos meses en un centro de detención preventiva y Timofey Zhukov se sometió a un examen psiquiátrico obligatorio, que el tribunal declaró ilegal más tarde.

Amigos que vinieron a apoyar a los creyentes en la helada de 30 grados
Amigos que vinieron a apoyar a los creyentes en la helada de 30 grados

En el momento de su recepción por el tribunal, los materiales de la causa ascendían a 222 volúmenes. Sin embargo, como enfatizó la defensa, no enumeran acciones ilegales específicas, y las pruebas recopiladas solo indican que los acusados continuaron practicando la religión de los testigos de Jehová después de la liquidación de las entidades legales, lo cual no es contrario a la ley. El tribunal consideró el caso de los creyentes durante dos años. En los últimos meses, las reuniones se han celebrado a puerta cerrada todos los días hábiles. Se sabe que la acusación fue presenciada por un agente secreto de los servicios especiales, que fingió interés en la Biblia y mantuvo grabaciones secretas de conversaciones con los creyentes.

Uno de los condenados, Timofey Zhukov, un abogado con muchos años de experiencia, calificó lo que estaba sucediendo de "absurdo legal y anarquía física". Y añadió: "Al principio, para ser sincero, no creía que en un Estado laico regido por el Estado de derecho, en el que la Constitución garantiza la libertad de culto, pudiera haber represión por la fe, y más aún que los creyentes fueran encarcelados... Desde un punto de vista legal, la prohibición de las personas jurídicas no debería afectar de ninguna manera a los creyentes comunes".

La mayoría de los creyentes enfrentaron dificultades financieras debido al enjuiciamiento penal. Muchos perdieron sus trabajos, a algunos les bloquearon sus cuentas. Al mismo tiempo, siete convictos tienen hijos menores de edad. Aleksey Plekhov, que estuvo sin trabajo durante aproximadamente un año, recuerda: "El juez programaba las audiencias judiciales 2 o 3 veces por semana. Para muchos de nosotros, ese horario significaba una posible pérdida de trabajo". Leonid Rysikov, un jubilado de 73 años que estaba en la lista de monitoreo de Rosfin, dijo: "Todos los meses tenía que escribir solicitudes, esperar a cuánto se les permitiría retirar fondos. Básicamente, son 10 mil, pero una vez se les permitió retirar solo 670 rublos".

Yevgeniy Fedin, que pasó casi 2 meses en un centro de detención preventiva, se enfrentó a otra dificultad: "Cuando se llevaba a cabo la investigación, mi padre estaba muy enfermo y era necesario estar a su lado. Escribí una petición detallando el motivo del viaje, pero el investigador no me dejó ir. Unos días después, mi padre murió. Unos seis meses después, mi hermana murió, y el investigador nuevamente no me dejó ir a su funeral. Mamá tuvo que enterrar a su hija sola. Era mucho estrés para ella".

Durante todo este tiempo, las víctimas del caso Surgut sintieron el apoyo de sus hermanos creyentes de diferentes ciudades y países. Igor Kobotov dijo: "Después del estrés [debido al allanamiento de la casa], mi esposa no quería volver a casa y nos quedamos a pasar la noche con amigos. Literalmente, al día siguiente, los hermanos y hermanas comenzaron a venir a nosotros y a apoyarnos y fortalecernos. Trajeron dinero y comida, seguros de su amor y apoyo". Yevgeniy Fedin relató: "En el centro de detención preventiva, recibí unas 800 cartas en dos meses. Fue un gran estímulo y apoyo".

Poco antes de que el juez Lupin comenzara a examinar el caso de los testigos de Jehová de Surgut, la asociación de ex prisioneros del campo de concentración de Dachau (Lagergemeinschaft Dachau) envió una carta abierta al presidente ruso Vladimir Putin. "No pasa un día en que no haya informes de represión estatal contra los testigos de Jehová", dice la carta. "Las casas de los miembros de la confesión religiosa son registradas y devastadas por el servicio secreto ruso, el FSB y la policía. Se producen agresiones violentas y malos tratos. Las mujeres y los hombres están condenados a largas penas de prisión. Las solicitudes de flexibilización de las condiciones de detención o de libertad condicional son rechazadas regularmente. La carta concluye: "Le instamos a que conceda a todos los residentes de la Federación Rusa el derecho constitucional al libre ejercicio de la religión. ¡Por favor, pongan fin a esta injusticia!".

Caso de Loginov y otros en Surgut

Historia del caso
En febrero de 2019, el Comité de Investigación abrió una causa penal contra 18 hombres y 1 mujer de Surgut (entre ellos un hombre confundido con un testigo de Jehová). Sus casas fueron registradas. Durante los interrogatorios, 7 creyentes fueron sometidos a violencia. Artur Severinchik fue enviado a un centro de detención preventiva durante 29 días, y Yevgeny Fedin y Sergey Loginov, durante 56. Timofey Zhukov fue internado ilegalmente en un hospital psiquiátrico durante 14 días. Los creyentes se quejaron del uso de la tortura ante el Comité de Investigación, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Comisionado para los Derechos Humanos, se celebró una conferencia de prensa con la participación de defensores de los derechos humanos, pero ninguno de los miembros de las fuerzas de seguridad fue llevado ante la justicia. En octubre de 2021, los materiales del caso se presentaron al tribunal. El fiscal pidió prisión para los acusados por un período de 3 años y 3 meses a 8,5 años de prisión, y para Loginov por 9,5 años, que fue la solicitud más severa de castigo por creer en Jehová Dios en la Rusia moderna.
Cronología

Demandados en el caso

Resumen del caso

Región:
Área Autónoma de Khanty-Mansi
Asentamiento:
Surgut
Lo que se sospecha de:
pronunciar discursos, participar en la predicación pública de los Testigos con miembros locales, reunirse con voluntarios de educación bíblica y asistentes de congregación nombrados, y tener como objetivo organizar a los hombres nombrados en la congregación de Vzlyotnove
Número de causa penal:
42002007709000023
Instituido:
11 de febrero de 2019
Etapa actual del caso:
Apelación
Investigando:
Departamento de Investigación de la ciudad de Surgut de la Dirección de Investigación del Comité de Investigación de la Federación de Rusia para la Región de Khanty-Mansi
Artículos del Código Penal de la Federación de Rusia:
282.2 (1), 282.3 (1), 282.2 (2)
Número de caso judicial:
№ 1-27/2023 (1-130/2022; 1-1348/2021)
Tribunal:
Сургутский городской суд
Juez:
Дмитрий Люпин
Historia del caso